Conectarse

Recuperar mi contraseña

Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Yenodeblogs en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 



La nave de Rafael

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La nave de Rafael

Mensaje por JESÉ el Jue Abr 01, 2010 12:52 pm

Registro de la propiedad intelectual en SafeCreative:
http://www.safecreative.org/work/1003215792165



Sé que mi proyecto es realizable ––hablaba solo, en voz alta, un joven––. Si se paran a estudiarlo, me darán una oportunidad.
––Te he oído, Rafael ––el muchacho se giró para ver a su tía entrar en su habitación––. No te hagas ilusiones, en Hangar Córdoba tienen muchos proyectos pendientes de personas con mucha más experiencia y mejor curriculum que tú.
––Tengo fe en mi idea, tía Elena. Sé que funcionará, pero no puedo construir una nave yo solo, y menos ésta, tan especial…
––Sí, ya me explicaste de qué va. Es increíble, querido sobrino. Si estás en lo cierto, constituirá un gran avance en los viajes interestelares.
––Esa nave será una puerta a todas las estrellas de nuestra galaxia, pues se desplazará a la inmensa velocidad de 371 años-luz cada veinticuatro horas. Para ello entrará en la nueva dimensión que he postulado. Su descubrimiento es ya un gran avance en la investigación física y matemática.
––Pero eso ya lo han logrado las naves que se teletransportan. Además, ¿cómo sabes que existe esa dimensión?
––Cada teletransportación conlleva un riesgo para la integridad física de las personas que se introducen en la dimensión que la hace posible. Además, la velocidad de la masa que se adentra en la dimensión que he descubierto es muy superior. Demostrar su existencia es largo y complicado, y no sabría resumírtelo en pocas palabras. Son complejos conceptos físicos y matemáticos... En todo caso, la única manera de comprobar que esa dimensión existe y tiene las características que postulo es que mi nave se construya y funcione.
––Todos los que han oído hablar de tu nave se ríen de ti, pero yo no; algo me dice que tendrás éxito. ¿Tienes ya cita con el Director?
––Sí, me espera en su oficina mañana a las 09:00.

La mañana en Córdoba se presentó nublada y fría. El clima adverso contribuyó al naciente pesimismo del muchacho, tanto que a punto estuvo de faltar a la cita con el Director de Hangar Córdoba. Rafael se dio ánimos, considerando que no podía caer en el desánimo, justo ahora que iba a presentar el fruto de su trabajo, imaginación e ilusión.
Utilizó un transporte colectivo urbano y entró tímidamente en las instalaciones del complejo aeroespacial. Por fin se paró ante la puerta del despacho del Director, titubeó y accionó el zumbador. La imagen de un hombre de más de cincuenta años apareció en la pantalla plana incrustada en la puerta. Una mini cámara le dio a entender que el Director también lo estaba viendo a él, y su voz brotó, aguda, de un altavoz integrado en la misma:
––¡Pasa, chico!
La puerta corrediza se abrió. Mientras él entraba, el Director le dijo:
––Siéntate… Enséñame tu proyecto.
El Director examinó el documento impreso. Solo se escuchaba el lento pasar de las hojas.
A los diez minutos, su rostro se iluminó; incluso parecía más joven:
––Esto me sorprende gratamente, Rafael; ¡supera mis expectativas! ––El chico abrió mucho los ojos––. Y en especial los procesos de aceleración, instantánea pero con mucho gasto de energía, y de frenado, instantáneo y con poco gasto energético. Veo que para acelerar a tan inmensa velocidad, simplemente… te metes en esa dimensión que has descubierto, y para frenar te sales sin más. ¿Es así?
––Así es, señor Director.
––¡Sublime! Si esto se confirma, será estudiado concienzudamente por muchos físicos y matemáticos de todo el mundo. Pero nosotros seremos los primeros, y prácticos: lo aplicaremos a los viajes interestelares. Se trata de un descubrimiento histórico y de una evolución técnica sin precedentes, que marca un antes y un después en la historia de Hangar Córdoba, y de la Tierra... si es como postulas en este documento.
»Si tus conclusiones se demuestran acertadas, eres el descubridor de otra dimensión, donde la masa se desplaza a la tremenda velocidad de 371 años-luz cada veinticuatro horas; y tú logras entrar, viajar en un sentido preciso y salir.
»Estoy impaciente por comprobarlo, muchacho ––miró de nuevo los planos, transparentando en sus ojos la ilusión de un chiquillo que ha descubierto algo maravilloso.
––¡Gracias, señor Director! ––dijo Rafael, con lágrimas de alegría––. Ha sido un gran esfuerzo, espero que haya valido la pena.
––En todo caso, no dudes que tu inventiva, investigación y elaboración de este documento ha valido la pena, hijo: Estaremos encantados de contratarte.
––¡Oh, gracias, señor Director! Uno de mis sueños es trabajar aquí.
––No las merezco; a nuestra empresa le conviene tener en plantilla una persona como tú, antes de que otra entidad privada o estatal se nos adelante.
»Someteremos tu estudio a nuestro equipo de matemáticos, ingenieros e investigadores científicos, unas personas que, digan lo que digan, pronto serán tus compañeros de trabajo. Veremos qué dicen ellos y el ordenador central… Vuelve dentro de catorce días, a la misma hora, y te daremos la respuesta.
––¡Gracias, señor!

Rafael estaba muy nervioso. Habían pasado dos semanas desde su entrevista con el Director y acudía a la importante cita, esta vez en compañía de sus padres y novia. En la puerta de Hangar Córdoba, los tres lo besaron y le dieron ánimos. El muchacho entró muy despacio, solo y medio sonámbulo. Una vez ante el despacho, titubeó unos segundos, después accionó el zumbador. La imagen del Director apareció en pantalla, con rostro inexpresivo:
––¡Pasa, chico! ––escuchó en el pequeño altavoz.
Entró tímidamente.
El Director se levantó y, con semblante inescrutable, estrechó largamente la mano derecha de Rafael, mientras lo observaba en silencio.
––¿Has venido solo?
––Mis padres y novia aguardan mi regreso a la entrada de este edificio.
––Siéntate.
Todavía de pie, accionó el interfono de su mesa:
––Llama a los padres y la novia de Rafael, que aguardan en la entrada. Explícales lo que te comenté hace un rato… y acompáñalos a mi despacho.
––Enseguida, señor ––contestó una voz femenina.
El Director dijo a Rafael:
––El Consejo Rector de Hangar Córdoba ha decidido… ¡aceptar tu proyecto! ––Rafael abrió mucho los ojos y le pareció estar soñando––. Es algo excepcionalmente importante y estamos casi seguros de que estás en lo cierto y la nave funcionará, por eso le hemos dado la máxima prioridad.
Poco después, sus padres y novia entraron acompañados de la secretaria. Los tres lo abrazaron calurosamente. La familia lloraba de emoción.
Rafael se dirigió al Director:
––¡No puedo creerlo!
––¡Pues créetelo, muchacho! Concretaremos las fases de investigación y desarrollo a la mayor brevedad posible y asignaremos trabajos a cada equipo. Tu nave se llevará a cabo cuanto antes.

Fue así como dio comienzo la construcción de la primera nave capaz de transportar personas y material abundante a planetas situados en los confines de nuestra galaxia, sin el peligro físico que supone una teletransportación ––método empleado hasta entonces para llevar a cabo viajes interestelares–– y además a una velocidad mucho mayor. En comparación con las teletransportaciones, este sistema tenía el inconveniente de que el tiempo de desplazamiento transcurría normalmente para nave y tripulantes, por lo cual tenían que llevar las provisiones y garantizar los servicios necesarios para habitar la nave durante el trayecto, gastando la energía correspondiente para el soporte vital, iluminación, etcétera.
Al igual que las demás naves, la fuente de energía era el hidrógeno pesado que alimentaba un reactor de fusión termonuclear controlada. La inserción en la dimensión recién descubierta consumía mucha energía, tanta que no podían hacer muchos viajes sin recargar el reactor y someterlo a revisión.
Fue bautizada con el nombre de su inventor. Era esférica y su fuselaje de color plateado. Tras algunos ajustes del software, nave Rafael superó con éxito las pruebas de aceleración y frenado instantáneos, en un viaje de ida a la estrella más próxima ––la alfa de la constelación Centauro–– y regreso a Tierra. Todo resultó conforme a lo previsto.
Lo que la nave hacía era pasar a otra dimensión con una dirección y sentido muy precisos. Se mantenía a la inmensa velocidad de 371 años-luz/día sin necesidad de aporte energético alguno, como cualquier otra masa que se adentrara en ella. Lo llamaron hipervelocidad. Es un método muy seguro, pues en esa dimensión no existe más masa que la que logra introducirse en ella, por tanto no hay peligro de colisión con absolutamente nada. Para frenar, simplemente hay que salir de esa dimensión. Estos procesos deben tener lugar en el vacío, por tanto la nave debía salir antes fuera de la atmósfera.
Para decidir dónde realizar el primer viaje interestelar de nave Rafael, había prevalecido la presión de los políticos de la aldea Córdoba Pentiana ––en las afueras de la gran urbe que era entonces Córdoba–– quienes hacía tiempo le daban vueltas a la posibilidad de ir a por el oro del planeta Pentiano, abandonado allí, en una gran caja, por ellos mismos, antes de huir de la onda expansiva de la supernova, que después asoló ese planeta.

Por fin la nave despegó de las instalaciones de Hangar Córdoba.
Una vez fuera de la atmósfera terrestre, entró en hipervelocidad apuntando hacia la estrella Pentiana, situada a 28.153 años-luz de la estrella Sol. Esa es la distancia de la estrella que nos calienta al cúmulo globular M80, en cuyas afueras se encuentra Pentiana. Solo tardaron casi setenta y seis días en llegar: 28.153 años-luz / 371 años-luz/día = 75,88 días. Como era de esperar, la aceleración fue instantánea y consumió mucha energía. La deceleración también fue instantánea y sin apenas consumo. Estaban ya cerca de la estrella Pentiana. La aproximación a Pentiano ––uno de los cinco planetas en órbita alrededor de esa estrella–– tardó casi veinte horas, haciendo uso de los reactores.
Rafael se quedó, a pesar de tratarse de la primera expedición de su nave y de que le ofrecieron formar parte de la tripulación. No le interesaba un largo viaje a buscar oro, tenía otras cosas más interesantes en las que ocuparse, entre ellas continuar innovando y su formación militar: Quería llegar a Comandante de la flota interestelar.

De este modo, los terrícolas de la empresa aeroespacial privada Hangar Córdoba enviaron una segunda expedición a Pentiano siglos después: Regresaron a su antiguo planeta los mismos políticos que huyeron a la Tierra ––quienes habían gobernado Pentiano–– con el material adecuado y acompañados de mano de obra especializada, entre la que había astrónomos, astrofísicos e ingenieros.
Siglos atrás, otros terrícolas, algunos de ellos antepasados de estos, fueron los primeros pobladores de Pentiano; habían encontrado oro, y durante generaciones lo utilizaron como moneda para comerciar entre ellos y con los terrícolas… hasta que lo abandonaron en su huida de la supernova.
Sí, los terrícolas emprendieron siglos después otro largo viaje a Pentiano… Lo que sucedió allí es otra historia, y debe ser contada en otro momento.

JESÉ
Empezando
Empezando

Mensajes : 16
Localización : Córdoba, España

http://jese.es

Volver arriba Ir abajo

Re: La nave de Rafael

Mensaje por Chary Serrano el Lun Abr 05, 2010 8:19 pm

¡Pero que bien que de Córdoba saliera todo esto!!!

_________________
PASEOS POR CORDOBA Y SU SIERRA
MI COCINA Y OTRAS COSAS
NUESTRO SALON DE LABORES, PINTURA Y MANUALIDADES
FINCA LA CALERA ALTA
PARA TI Y PARA TU HOGAR
avatar
Chary Serrano
Equipo YdB

Mensajes : 299
Edad : 65
Localización : Córdoba

http://charyserrano.blogspot.com/ - http://roserex.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: La nave de Rafael

Mensaje por Európides el Miér Abr 07, 2010 8:05 pm

Casi vale para el guión de una buena película y casi estoy yo por construir una nave similar jejej
Saludos!

_________________
http://europides.blogspot.com/
http://relatopides.blogspot.com/ (Nuevo)
avatar
Európides
Equipo YdB

Mensajes : 119
Edad : 53
Localización : Alicante
Humor : Se le supone

http://europides.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: La nave de Rafael

Mensaje por JESÉ el Miér Abr 07, 2010 11:10 pm

Es uno de los apéndices de mi trilogía de ciencia-ficción "Pentiana". Me alegra que te hayas dado cuenta de que esta historia es "de película"; los tres tomos de mi novela lo son...
http://LV.PentianaTomo1.com

JESÉ
Empezando
Empezando

Mensajes : 16
Localización : Córdoba, España

http://jese.es

Volver arriba Ir abajo

Re: La nave de Rafael

Mensaje por Chary Serrano el Jue Abr 08, 2010 2:17 am

Pues a ver si te compran los derechos para hacer la película... yo me apunto de lo que sea, con un buen sueldo...jejeje!!

_________________
PASEOS POR CORDOBA Y SU SIERRA
MI COCINA Y OTRAS COSAS
NUESTRO SALON DE LABORES, PINTURA Y MANUALIDADES
FINCA LA CALERA ALTA
PARA TI Y PARA TU HOGAR
avatar
Chary Serrano
Equipo YdB

Mensajes : 299
Edad : 65
Localización : Córdoba

http://charyserrano.blogspot.com/ - http://roserex.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: La nave de Rafael

Mensaje por vsantano el Dom Abr 11, 2010 1:48 pm

Jejejejeje, yo también me apunto..... ok
avatar
vsantano
Cogiendo el ritmo
Cogiendo el ritmo

Mensajes : 82
Edad : 37
Localización : Cáceres
Humor : Bueno, siempre

http://www.elmayortesorodelmundo.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La nave de Rafael

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.