Conectarse

Recuperar mi contraseña

Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de Foro Yenodeblogs en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 



Como si todo estuviese perdido

Ir abajo

Como si todo estuviese perdido

Mensaje por Rieux el Lun Nov 23, 2009 2:52 am

Autor: Rieux
Dirección post: Como si todo estuviese perdido


"Una salus victis, nullam sperare salutem" ,

"La única salvación para los vencidos es no esperar salvación alguna".


Eneas y sus compañeros, inflamado su valor y despierta su amarga lucidez por esa frase que ha pronunciado Eneas, buscan el combate que se ha desatado sin que nadie entre ellos lo esperase. Caminan por la noche troyana, llena de humo, gritos, fragores de armas, crujidos, estertores, y sobre todo, llena de móviles sombras vagas, amigas y enemigas, que iluminan fugaces los rayos de luna y los resplandores del gran incendio que asola su querida ciudad y patria. Ese incendio ha sido provocado por los invasores, tras salir del caballo maldito que parecía un presente y llenó a casi todos los troyanos de júbilo; sólo el sacerdote Laoconte (o Laocoonte, da igual xDD) advirtió que entrañaba un gran peligro, y pidió que no fuera aceptado:como castigo a su perspicacia, honradez y sabiduría, los dioses enviaron serpientes que acabaron con él y sus hijos*; los dioses nunca jugaron limpio cuando fueron invocados en boca de los mortales.

Sorprendidos en la noche, Eneas y otros jóvenes troyanos estaban conmocionados aún. No sabían muy bien como reaccionar, que hacer ante el artero engaño de Ulises, "el hacedor de crímenes" (obviamente, los héroes de un bando suelen ser las bestias más nefandas del otro), llenos de pavor (pero también de valentía, "corazones en vano valientes", les invoca Eneas) por ellos, por los suyos, por su ciudad que ven desmoronarse incrédulos. Paralizados y temerosos, sintiendo esa ira, que es también extrañeza ante lo que parecía imposible, creciéndole en el pecho, sedientos de sangre, decididos. Se preparaban para matar, con el único deseo de descargar su ira caótica y sus armas en los odiados invasores.

Así que Eneas, para animarles al combate y también decirles y enseñarles que, aunque todo se derrumbe y sea trágico, aunque haya momentos en que todo duela y queramos bajarnos del mundo indefinidamente o el apetito de destrucción inunde el corazón y la mente, aunque un incendio demuela los edificios amados que enmarcan nuestra vida, hay que pelear, contra todo y contra todos...pero sin hacerse tampoco demasiadas ilusiones más allá de lo que significa el noble acto de luchar por lo que amamos.Y eso era lo que importaba en ese momento, pelear hasta el fin, y nada más. No recurrió a los sentimientos más elevados y quizá impostados del heroismo y el sacrificio, ni a la retórica ardiente o patriótica, o simplemente a lo más primario y urgente en ese momento terrible, el deseo irrefrenable de venganza, el impulso de desatar un caos ciego contra quienes destruían su paz e iban a destrozar su vida. Simplemente les dijo que estaban jodidos, que ya no quedaba otra opción que defender lo poco que pudieran y que posiblemente fueran sus últimas horas. Y evidentemente, tenían que saber que, aunque sobrevivieran, ya sabían que estaban derrotados. Pero que su esperanza (más dramático aún; su única esperanza) era precisamente esa: saberlo, luchar y esperar el único resquicio de una posible salvación en su lucidez, su valentía, su honor y su sabiduría. Y allá fueron, vencidos de antemano, pero con un orgullo que nadie les podría conquistar, a luchar por su salvación sabiendo que su única posibilidad de tener algún tipo éxito era saber que no debían esperarlo.

Y se lanzan hacia la muerte, envueltos por la noche, avanzan entre cadáveres, ruinas, sangre, chillidos de dolor sofocados por gritos de violencia... . Mezclados entre los griegos durante un tiempo, acaban con algunos enemigos... hasta que son descubiertos, y la mayoría, entre un bosque de armas griegas o por las flechas lejanas, mueren, vendiendo cara su piel. Y los pocos que se salvan ven morir a los suyos, o a otros que les recuerdan el destino que van a sufrir los suyos. Al fin, Eneas, que se ha llenado de espanto viendo el fin del rey Príamo, que ha querido combatir, aunque ya es un pobre anciano y no puede hacer nada, corre a su casa, para proteger a su familia. Tras una discusión familiar zanjada por un prodigio (en realidad, un cometa contento), decide huir con su familia. Tienen éxito, aunque su esposa queda atrás y desaparece en la noche que ha destruído la vida de todos. Pero al fin, logran huir hacia las montañas ciegos de dolor y sobrecogidos, uniéndose con los demás que también han logrado escapar, tras haber visto por última vez todo lo que era su mundo ya como algo del pasado que se irá perdiendo irremediablemente en las dunas del tiempo. Los que siguen vivos, y los que han muerto, no esperaban otra cosa.


*Hoy, una excepcional representación del dramatismo en el castigo a Laoconte y a sus hijos puede verse en los Museos Vaticanos, para admirar a aquel anónimo artista, que, en palabras de Miguel Ángel, "esculpió antes de mí el alma humana". Arriba, en la foto está también (lamentablemente, no deja ver bien el rostro de Laooconte, que transmite un dolor espiritual sobrecogedor. Pero bueno, pa eso también sirve internet para buscarla). De nada



Por mí parte, en una situación sensiblemente menos delicada que la de Eneas y los suyos, he decidido abrir una ventana... desde algún sitio de mi alma que aún no logro identificar del todo, hacia la inmensidad de la red que nos acoge.

¿Por qué hacer algo así?. Pues mentiría si dijera que he identificado lo que me motiva a hacerlo, sólo creo que me gustará ir llevando poco a poco a buen puerto lo que sale de esa ventana de la que hablaba, a la gente que pueda esperar algo de ella. De algún modo, pese a su simpleza, es algo presuntuoso pensar que nadie, aún amigos, tiene otra cosa mejor que hacer que leerme en un ordenador, es una sensación un tanto desproporcionada entre las ilusiones con las que siempre se empieza todo y las expectativas, que no pueden pretender mucho, es algo que parece requerir una justificación, aunque quizá la única justificación resida en el futuro y en la perseverancia que sea capaz de mostrar en un empeño claramente menor, frente a otros desafíos de la vida cotidiana.

En fin, sólo espero saber interesar a alguna gente, al menos durante unos instantes una vez cada pocos días con lo que escriba aquí y que tengan ganas de detenerse alguna otra vez, cuanto quiera. También querría saber compartir de la forma más atractiva de la que sea capaz lo que crea que puede motivar a alguien a leer esta humilde página, nada más...pero nada menos.E intentar reflejar lo mejor que pueda todo aquello lo que me motiva a seguir esperando cosas de la vida, que es maravillosa y perra :), sin un propósito adicional, no será muy intimo ni intimista, no es el lugar, creo, aunque a veces sentirse escuchado hace mucho bien, aunque sea mentira o una ilusión. No creo que me gustara sentirme escribiendo monólogos, intentaré no ser pesado, si puedo evitarlo.


No pretendo nada demasiado subjetivo, irremediablemente uno tiñe de subjetividad aquello que mira al reflejarlo para otros, pero tampoco pretendo hacer escritos muy pulcros y que parezcan guiados para una gran audiencia, sería un poco ridículo, intentaré guiarme por cierta espontaneidad y escribir lo mejor que sepa temas que considere interesantes. Espero tener un poco de constancia para poder ir aportando cosas, y un poco de éxito para que le guste a algunas personas y pueda seguir animándome a seguir escribiendo. Nuestra, mi única esperanza, sin embargo, debe ser no esperar grandes cosas, supongo (por cierto, ¿qué será una "gran cosa" para un simple blog, muchas vísitas, muchos comentarios, insultos de troles que se aficionen a pasarse por aquí...?-por cierto, espero que si los insultos llegan, por lo menos sean con algo de estilo, no un ijoputa marikon q rayao stas- supongo que con el tiempo lo descubriré, no espero muchas proezas claro, aunque tampoco quisiera que fuera una botella en medio del mar y desanimarme enseguida). O quizá valga simplemente ser algo que pueda hacerme sentir con precisión cual es en realidad mi camino (astuto lector, ya habrás visto que uno mi texto del explorador perdido en este punto), y cómo lo seguiré, a mi ritmo. Verme reflejado en lo que soy, y verme en relación con otros, esa selecta masa de gente (o masilla selectísima, también pudiera ser), que pueda compartir su manera de ver las cosas, y abra otras ventanas a su espíritu, y quien sabe. Y bueno, quizá ya esté demorando esto en demasía, las intenciones de un pobre blog, entre millones de ellos no importan mucho,pero es que éste es el mío, y espero que me acompañe durante un tiempo apreciable y posibilite hermosas cosas, en mí y en otros conmigo. Quizá el ciberespacio no sea sólo una simple agrupación de individualidades y sea posible un verdadero encuentro. En fin, desvarío un poco...

Para quien me haga el honor de gastar unos segundos viendo cualquier escrito en esta página, todo mi agradecimiento, y esta es su casa, desde luego. Hasta pronto, espero.



Ésta es tu casa.
Puedes poner aquí tus cosas.
Coloca los muebles a tu gusto.
Pide lo que necesites.
Ahí está la llave.
Quédate aquí.


B. Brecht

Bienvenidos, todos.

Rieux
Empezando
Empezando

Mensajes : 23

http://exploradoracantilado.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.